Una parrillada es más que comer una rica carne al aire libre

Toda parrillada, sea si solicitas alguno de los servicios de parrilladas a domicilio o una parrillada muy familiar, uno de los acompañantes inseparables de la deliciosa carne asada son las quesadillas.

Cualquier ingrediente casero que se tenga es perfecto para hacer quesadillas, siendo las de queso las más solicitadas y cotizadas especialmente por los más pequeños.

Sean unas quesadillas suaves o con cierto grado de dorado y crujientes, siempre sabrán muy diferente cuando se preparan en la parrilla o en un comal a un lado de la carne.

¿Y qué te parecen las quesadillas de chorizo con queso?

Mientras se cocina la carne para que quede en el punto que deseas, te comes una quesadilla de chorizo con queso derretido… vaya caso, a veces tienes que detenerte porque no puedes parar al saborear estas quesadillas.

A mi encantan cuando la tortilla se torna doradita… simplemente crujen al comerla y son un manjar junto a un buen trago de tequila o una cerveza bien fría.

Suelo también acompañarlas con las cebollas doradas o con las diferentes salsas que suelen colocarse en diversos puntos de las mesas… en sí las quesadillas son un complemento delicioso.

Un momento ¿dije salsas?

Por supuesto… podrá faltar el arroz o hasta los frijoles, pero en una parrillada ni las salsas ni las tortillas son candidatos a olvidarse.

Las salsas que se usan en una parrillada son tan distintas como lo sean sus comensales.

Podemos pensar por ejemplo en una tradicional salsa roja en su versión cruda o cocida en donde sus ingredientes principales son el jitomate, cebolla, ajo, sal y chiles que pueden ser el serrano o jalapeño en su presentación fresca.

O la versión verde, también en crudo o cocida en donde la variante del tomate es, obviamente el verde, lo que le da un ligero sabor más ácido.

Las preparaciones pueden variar ya que al incluir ingredientes como el cilantro y el aguacate, sencillamente les da un sabor particular.

Otras salsas como la ranchera, el pico de gallo, salsa borracha o la tan especial salsa habanera, le brindan a una parrillada un sabor y picor especial.

El guacamole (aguacates con cebolla, cilantro y chile) hace que los tacos o quesadillas toquen el cielo con su sabor especial.

Es posible también que podamos ver salsas hechas con chiles secos.

En sí muchos de los chiles secos son suaves en picor y agregan muchos sabores y aromas distintivos a las salsas, guisos y muchos otros platillos por lo que también son bienvenidas las salsas con chiles secos.

Bueno, para estas alturas, la carne asada ya salió de la parrilla y es momento de comer… carne asada en su jugo.

En sí, todo va tomando su sabor y su tiempo mientras comes y platicas con amigos y familiares.

Esa es la magia de una parrillada, te lleva a comer sabores excelsos, a relajarte ante una bebida refrescante y a tener una tarde agradable con la gente que te rodea.

Es por ello que para mí, una parrillada es más que comer una carne asada al aire libre.

Si quieres saber más entra a Taquerías El Farolito

FUENTES: YouTube, Taquerías El Farolito,  Huffpost 

 

 

About The Author